Este no es un blog: es una cajita de chocolates en una mesa huérfana. Tome cuantos quiera. Eso sí, deje algunos para el resto.

domingo, julio 23, 2006

Dos vidas

Le gustan las máscaras, los rabanitos y el nácar. Jugar naipes por la tarde y destapar botellas de cerveza. No bebe pero es noctámbulo, y prefiere el pescado crudo, como los japoneses. Se gusta. Es el hombre de las vacaciones.

Pero hay otro.

El otro, se levanta temprano todos los días. Hace ejercicio, lee los diarios, come saludable. Toma vino con las comidas, le gustan las carnes -"termino medio"-, y las bernejenas. No se gusta. Trabaja. Siempre.

Un día -o una noche, no importa-, los dos se reconocen y se miran a los ojos. Luego pasan de largo porque intuyen que acaba de suceder algo importante y que no volveran a ser los mismos. "Ese es el problema", piensa cada uno por su lado sin saber muy bien en qué está pensando. Luego parpadean y olvidan el asunto.

1 Comments:

Anonymous noche invernal said...

Se miran y trastabillan, tal vez tosen... uno de ellos tose, uno de ellos sueña... o no.

quién sabe.

un cigarrillo, no hace frío.

11:48 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home