Este no es un blog: es una cajita de chocolates en una mesa huérfana. Tome cuantos quiera. Eso sí, deje algunos para el resto.

lunes, marzo 06, 2006

ZZzz..

Este iba a ser un post.

Iba a escribir sobre la extraña facilidad que tengo para quedarme dormido en cualquier casa que no es mia. En sillones, mesas, incluso el suelo. Por eso me gustan los hoteles y por eso las conversaciones hasta muy tarde. Me acuerdo de la alfombra peluda de la abuela que ahora está en mi cuarto y que ahora me da muy pocas ganas de dormir. Me acuerdo de la habitación de al lado en la que siempre termino porque ronco. Me acuerdo de quedarme dormido en apagón y en silencio, y de no saber si en verdad estoy dormido. A veces me dan ganas de no acordarme de nada y dormir siempre.

"En cinco minutos me monto una habitación en donde sea", decía un personaje de Koltès. Ultimamente, soy yo.

"El hombre que no podía irse", soy yo.

El que no estuvo, soy yo.

No se bien de que se trata todo esto, pero algo está pasando.

Tal vez tenga que ver con el horóscopo... -¿les he contado que ahora creo en los horóscopos?- en fin. Será un buen año, dice, lo cual, desde luego, no tienen ningún sentido. Le creo, desde luego.

Entonces, no se bien.
Y nada. Y ya.

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

en verdad roncas muy fuerte jiji y provoca patearte...

8:27 p. m.

 
Blogger Onophrius said...

voz del más allá... identifícate!

10:23 a. m.

 
Blogger Yansidara said...

que interesante, a mi me pasa algo parecido, me gusta dormir en las sillas de la sala mas que en mi cama.

7:47 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

si q roncas fuerte queridísimo...
a mi tb me encanta dormir, es una de las cosas más ricas del mundo
ay! acabod e llegar al trabajo y ya quiero dormir!

majo

10:07 a. m.

 
Blogger Onophrius said...

durmamos todos!

3:15 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Una amiga tenía esa extraña capacidad de dormirse en cualquier lugar, no importando donde se encontraba. Comenzaba perdiendo la capacidad de habla, quedando muda casi por arte de magia (tengo que decir que eso es lo mejor que sabe hacer: hablar y hablar hasta el hastío.) Luego, caía en un sueño profundo al cual podías entrar con sólo decirle algo, porque ella inmediatamente comenzaba a balbusear lo que estaba pasando "allá adentro". Al principio fue entretenido, pero cuando nos dimos cuenta de lo serio que era (no creo que sea normal dormirse en todos lados y hablar en voz alta mientras lo haces), intentamos hacerle ver que TENIA que ir a un doctor urgentemente, pero no nos hizo caso. Sólo después que su papá se recuperó del cáncer y volvió a la casa (no a vivir, pero algo es algo), ella dejó de dormirse y nosotras quedamos un poco más tranquilas.

7:34 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

... y provoca patearte muchisimo cuando de pronto eres "el hombre que no podia-queria irse" jijiji

1:40 p. m.

 
Blogger Pierre said...

dormir en casa ajena es todo en la vida

9:22 a. m.

 
Blogger Berenisima said...

kedarce dormido x ahi en cualquier momento es una enfermedad, y no mental, lo pasaron en discovery.

6:11 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

eso es un cuento o en verdad lo que te pasa

a mi me parecia que era cuento y bien narrado hasta que vi que los comentarios decian otra cosa igual buen cuento me gusto

9:08 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home