Este no es un blog: es una cajita de chocolates en una mesa huérfana. Tome cuantos quiera. Eso sí, deje algunos para el resto.

miércoles, noviembre 10, 2004

no comments

Si sigo así, este blog deberá llamarse pequeñas historias sobre grandes histerias.

2 Comments:

Blogger daniella said...

Javier, ¿me haces un favor? Recién veo el post acerca del granjero de Zimbabwe que pretende encontrar refugio en un país con rezagos colonialistas. Por favor escríbele diciéndole que lo que lo ocurre a su blanquísima familia es resultado de la opresión que sus pares impusieron tanto en Zimbabwe como en Sudáfrica a los nativos de esas tierras. Y que si ahora no se acostumbra a la igualdad, que se cague. Que no pretenda ir al Perú pensando en que todos se van a morir por él por el simple hecho de que habla inglés con su acento Afrikaan espantoso y porque es blanquito. Que si quiere se vanga a Londres y yo me encargo de conseguirle un trabajito como limpia wateres en un restaurante administrado por un negro de dos metros.
Perdón por la histeria Javier. Pero es que esto ya es colmo de esta gente.

4:21 a. m.

 
Blogger Onophrius said...

q paja enterarme de q no estoy solo en mis ataques de histeria. en realidad me das buen material para fastidiarlo por correo y para construir mejor la historia q pretendo sacar de todo esto. gracias totales :D

4:25 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home