Este no es un blog: es una cajita de chocolates en una mesa huérfana. Tome cuantos quiera. Eso sí, deje algunos para el resto.

lunes, diciembre 13, 2004

Tres momentos para Icaro

I

Yo también quise tocar el sol.

En cambio, lo tuviste entre el indice y el pulgar y lo dejaste rodar sobre la palma de tu mano como una canica.

Luego escapamos por el agujero sin dejar que nos molestara el olor de la piel chamuscada.


II

Tengo las alas demasiado grandes para volar.


III

Hay unos ojos. Una llama oscilante. Una gota de cera sobre la tierra sedienta.

El padre traza una línea sobre el piso y recuerda que eres imposible. Se saca la legaña y te olvida para siempre.

Icaro nunca estuvo, concluyes, y asciendes en silencio.

1 Comments:

Blogger esperanza said...

qué
bien
le
caen
las
vacaciones
a
algunos
,
vienen
recargados

10:25 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home